OFDA San Martín

Lunes a Viernes | 8:30 a 12:30hs - 17:30 a 20:30hs

SOLICITAR TURNO (0263) 4421627

Cirugía Refractiva con láser excimer y lentes intraculares fáquicos

Si usted tiene un defecto de refracción, como la miopía (mala visión de lejos), la hipermetropía (mala visión de cerca), el astigmatismo o la presbicia, la cirugía refractiva es un método para corregir o mejorar su visión. Existen varios procedimientos quirúrgicos para ajustar la capacidad de enfoque del ojo moldeando la córnea (la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo). Otros procedimientos médicos incluyen la implantación de un lente dentro del ojo. 

En personas miopes, ciertas técnicas de cirugía refractiva reducen la curvatura de la córnea cuando ésta es demasiado empinada, para que el poder de enfoque del ojo disminuya. Las imágenes que se enfocan en frente de la retina debido a un ojo alargado o a una curva empinada de la córnea, son empujadas más cerca o directamente sobre la retina después de la cirugía.

Personas con hipermetropía pueden tener una cirugía refractiva que haga la córnea más empinada para aumentar el poder de enfoque del ojo. Las imágenes que se enfocan más allá de la retina debido a un ojo corto o a una córnea plana, son empujadas más cerca de la retina o directamente sobre ésta después de la cirugía.

El astigmatismo se puede corregir con técnicas de cirugía refractiva que moldean porciones de una córnea irregular en forma selectiva, para que sea suave y simétrica. El resultado es que las imágenes se enfocan claramente en la retina en lugar de ser distorsionadas por la dispersión de la luz causada por una córnea de forma irregular.

La cirugía refractiva puede ser una buena opción para usted si:

Quiere disminuir su dependencia de anteojos o lentes de contacto;

Está libre de enfermedades de los ojos;

Acepta los riesgos inherentes y posibles efectos secundarios del procedimiento;

Entiende que usted podría necesitar anteojos o lentes de contacto después del procedimiento para lograr una visión mejor;

Tiene un error refractivo apropiado.

LASIK (del inglés Laser-Assisted in Situ Keratomileusis) es un procedimiento ambulatorio de cirugía refractiva utilizado para tratar la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. La cirugía utiliza un láser para moldear la córnea (la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo), para mejorar la forma en que el ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina en la parte posterior del ojo.

Durante el procedimiento LASIK, el oftalmólogo (Doctor de los Ojos) crea una tapa delgada en la córnea con un bisturí o un rayo láser. El cirujano dobla la tapa hacia atrás y elimina con precisión una cantidad específica del tejido corneal bajo ésta, usando un láser excimer. La tapa se pone de nuevo en su posición y sana por sí misma.

El LASIK se realiza con un instrumento quirúrgico llamado láser excimer en una sala de cirugía ambulatoria, mientras el paciente está reclinado.

En primer lugar, el ojo se insensibiliza con unas gotas de anestesia. Un sostenedor se coloca entre los párpados para mantenerlos abiertos y evitar que el paciente parpadee. Un anillo de succión sobre el ojo levanta y aplana la córnea y ayuda a que el ojo no se mueva. El paciente puede sentir la presión del sostenedor y el anillo de succión, similar a la presión firme de un dedo sobre el párpado.

Desde el momento en que se pone el anillo hasta que es retirado, la visión se oscurece o se vuelve completamente negra. Una vez que la córnea se aplana, un dispositivo automático de microcirugía (un láser o un bisturí), crea una tapa de tejido corneal. Dicha tapa es levantada y doblada hacia atrás. Posteriormente, el láser excimer programado con las medidas del ojo del paciente, se centra sobre del ojo.

El cirujano revisa que el láser esté en la posición correcta. El paciente mira hacia un punto de luz especial, llamado luz fija o blanco fijo, mientras que el láser excimer moldea el tejido de la córnea. Luego, el cirujano coloca la tapa de tejido corneal en su posición original y suaviza los bordes. La tapa de tejido corneal se pega al tejido corneal subyacente entre dos y cinco minutos, y no necesita puntos.