OFDA San Martín

Lunes a Viernes | 8:30 a 12:30hs - 17:30 a 20:30hs

SOLICITAR TURNO (0263) 4421627

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad en la que el aumento de la presión del ojo produce un daño en el nervio óptico.

El nervio óptico está formado por muchas fibras nerviosas, es como un cable eléctrico que se compone de muchos cables. El nervio óptico envía señales desde la retina al cerebro, donde estas señales se interpretan como las imágenes que vemos.

En un ojo sano, un líquido claro llamado humor acuoso circula dentro de la parte frontal del ojo. Para mantener una presión constante y normal en el ojo, éste produce continuamente una pequeña cantidad de humor acuoso, mientras que una cantidad igual del líquido sale del ojo. Si usted tiene glaucoma, el humor acuoso no fluye hacia afuera del ojo correctamente. La presión del líquido que queda en el ojo aumenta y, con el tiempo, causa daños a las fibras del nervio óptico.

El glaucoma puede causar ceguera si no es tratado.Generalmente, cuando el glaucoma se desarrolla no presenta ningún síntoma temprano y la enfermedad progresa lentamente. De esta manera, el glaucoma puede robarle su vista en forma gradual y silenciosa.

Afortunadamente, una detección temprana y su tratamiento del glaucoma pueden ayudar a preservar la visión.

Hay varios tipos de glaucoma:

Glaucoma de ángulo abierto

Es la  forma más común de glaucoma. Por lo general, el glaucoma de ángulo abierto no tiene síntomas en sus primeras etapas y la visión se mantiene normal. A medida que el daño al nervio óptico es mayor, unas manchas negras comienzan a aparecer en el campo de visión. Usualmente, estas manchas no se notan hasta que son grandes, cuando hay un daño significativo en el nervio óptico. Si todas las fibras del nervio óptico mueren, se produce ceguera.

Glaucoma de tensión normal

Algunas personas tienen un glaucoma de tensión normal, o glaucoma de baja tensión. La presión del ojo es siempre inferior a 21 mm Hg, pero un daño al nervio óptico y una pérdida del campo visual todavía pueden ocurrir. Las personas con glaucoma de tensión normal suelen recibir los mismos métodos de tratamiento utilizados para el glaucoma de ángulo abierto.

Glaucoma de ángulo cerrado

también conocido como glaucoma de ángulo estrecho, es una forma menos común de glaucoma. Ocurre cuando el ángulo de drenaje de los ojos se bloquea, la presión intraocular sube muy rápido. Las personas de origen asiático y aquellos con hipermetropía tienden a tener mayor riesgo de desarrollar este tipo de glaucoma.

Glaucoma congénito

El glaucoma congénito es un tipo raro de glaucoma que se desarrolla en bebés y niños pequeños y puede ser hereditario.

Glaucoma secundario

El glaucoma secundario se deriva de otra condición o enfermedad del ojo. Por ejemplo, una lesión en el ojo, haber tenido una terapia con esteroides a largo plazo, o un tumor pueden causar un glaucoma secundario.

Causas

Las causas del glaucoma incluyen una presión ocular elevada debido a la incapacidad del ojo de drenar líquido de manera eficiente.

Síntomas

En sus primeras etapas, el glaucoma de ángulo abierto no presenta síntomas obvios. A medida que la enfermedad progresa produce más daño, se desarrollan puntos ciegos en la visión periférica (lateral).

Personas en riesgo de desarrollar glaucoma de ángulo cerrado, el cual hace que el ángulo de drenaje del ojo se bloquee, por lo general no presentan síntomas antes de un ataque, aunque algunos síntomas iniciales pueden incluir visión borrosa, halos, dolor de cabeza o dolor ocular leve.

Un ataque de glaucoma de ángulo cerrado incluye los siguientes síntomas: dolor severo en los ojos o la frente; enrojecimiento del ojo; disminución de la visión, o visión borrosa; visión de arco irises o halos; dolor de cabeza; náusea; vómito.

Las personas con "glaucoma de tensión normal" pueden tener su presión ocular dentro de rangos normales, pero presentan señales y síntomas de glaucoma, tales como puntos ciegos en su campo de visión y daño al nervio óptico.

Algunas personas pueden no presentar síntomas de glaucoma, pero pueden tener una presión ocular más alta de lo normal (llamada hipertensión ocular). Estos pacientes son considerados como "sospechosos de glaucoma", y deben ser evaluados cuidadosamente por un oftalmólogo.

Diagnóstico

Un oftalmólogo hará los siguientes exámenes durante una evaluación exhaustiva de glaucoma:

Medición de la presión del ojo (tonometría): El médico mide la presión ocular mediante una tonometría. Una lectura de presión alta es a menudo el primer signo de que usted tiene glaucoma. Durante esta prueba, su ojo es insensibilizado con gotas anestésicas  para los ojos. El instrumento mide cómo la córnea resiste la presión.Por lo general, la presión normal del ojo oscila entre 10 y 21 mm Hg. No obstante, personas con un glaucoma de tensión normal puede tener daños en su nervio óptico y pérdida del campo visual, a pesar de que su presión ocular continúe siendo sistemáticamente inferior a 21 mmHg.

Inspección del ángulo de drenaje del ojo (gonioscopía): Una gonioscopía le permite al oftalmólogo obtener un panorama claro del ángulo de drenaje para determinar el tipo de glaucoma que pueda tener. Mediante el uso de un lente con espejo, puede examinar el ángulo de drenaje y determinar si se tiene glaucoma de ángulo abierto (en el cuál el ángulo de drenaje no está funcionando eficazmente), glaucoma de ángulo cerrado (en el cuál el ángulo de drenaje está por lo menos parcialmente bloqueado), o un ángulo estrecho (peligrosamente estrecho, en el cuál el iris está tan cerca de drenaje del ojo, que puede bloquearse).

Inspección del nervio óptico (oftalmoscopia): El oftalmólogo examina el nervio óptico con un oftalmoscopio para detectar señales de daños; éste es un instrumento que muestra el interior del ojo aumentado. Las pupilas son dilatadas (agrandadas) con gotas oftálmicas para permitir a su médico una mejor visión del nervio óptico.Un nervio óptico normal se compone de más de un millón de fibras nerviosas pequeñas. El glaucoma daña el nervio óptico, causando la muerte de algunas de estas fibras nerviosas y como resultado, la apariencia del nervio óptico cambia. Esto se conoce como excavacion. A medida que aumentan la excavación ,las manchas negras o escotomas comienzan a desarrollarse en el campo de visión.

Prueba de visión lateral o periférica (prueba de campo visual): Este es un examen del campo visual para buscar puntos ciegos en su visión. Durante el examen, un parche se coloca temporalmente en uno de sus ojos de manera que sólo un ojo se pone a prueba a la vez. El paciente estará sentado y se le pedirá que mire al frente hacia un punto determinado. Puntos de luz al azar aparecen repentinamente, relampagueando alrededor del perímetro y el paciente debe presionar un botón cada vez que la luz relampaguea. Las pruebas de campo visual se realizan generalmente cada 6 a 12 meses para monitorear cambios.

Medición del grosor de la córnea, la ventana transparente en la parte delantera del ojo (paquimetría): Debido a que el espesor de la córnea puede afectar las lecturas de la presión ocular, una paquimetría se utiliza para medir el espesor de la córnea. Una sonda llamada paquímetro se coloca suavemente sobre la córnea para medir su espesor.

OCT Tomografia óptica de coherencia: es un método de diagnóstico por imágenes donde se observa en forma objetiva el espesor de las fibras nervoosas y la excavación del nervio óptico

Tratamientos

El tratamiento de glaucoma depende del tipo específico de glaucoma, su gravedad y respuesta al tratamiento.

Medicamentos: la medicación tópica ( gotas) es la forma más común para tratar el glaucoma. Estos medicamentos reducen la presión del ojo de dos maneras: 1. disminuyendo la producción de humor acuoso; o 2. mejorando el flujo a través del ángulo de drenaje.

Cirugía de glaucoma: La cirugía se recomienda a algunos pacientes con glaucoma. Una cirugía de glaucoma mejora el flujo de líquido hacia afuera del ojo, lo que resulta en la presión baja del ojo.

Trabeculoplastia con láser

Iridotomía con láser

Iridectomía periférica

Trabeculectomía

Cirugía de derivación acuosa